EL CAMINO HACIA LAS “NEO COOPERATIVAS” EN COLOMBIA

Compartir en: 

Durante los últimos meses hemos escuchado hablar sobre la llegada de nuevos jugadores al sector financiero colombiano, es así como han aterrizado en Colombia firmas como NuBank, Lulo Bank, JP Morgan y BTG Pactual; el factor común de estas organizaciones gira en torno al factor digital y a ofrecer la mejor experiencia al cliente, de hecho dos de estos participantes son llamados Neo Bancos, ¿pero qué significa este concepto de Neo Banco?, según la literatura son organizaciones Bancarias aprobadas por el ente regulador que operan a través de internet, prestan todos sus servicios por canales digitales y aprovechan al máximo las bondades de la tecnología, un concepto novedoso que en el mundo cada vez convoca más personas y permite conocer lo que sería el futuro de la Banca.

Los beneficios de los Neo bancos saltan a la vista cuando se observan sus ventajas que se traducen principalmente en comodidad para sus clientes, de hecho generan cada vez mayor inclusión financiera, especialmente de las nuevas generaciones, por lo que se augura un futuro creciente.

En Colombia es imperativa la necesidad de llevar el sector solidario a un nivel de refinamiento tecnológico y digital que permita hablar de las Neo Cooperativas, un concepto que combine los beneficios de la tecnología, analítica e innovación con los esquemas de asociación y participación que destacan al sector solidario. Recordemos que en las Cooperativas los excedentes son percibidos por todos sus asociados; esto conlleva a innumerables ventajas, algunas de estas se relacionan a continuación:

1. Involucrar a las nuevas generaciones en el modelo cooperativo.

2. Llegar a población no atendida por otros sectores.

3. Asegurar el crecimiento y la permanencia del modelo cooperativo en Colombia.

4.Destacarse por una impecable experiencia al asociado.

5. Menores costos que se traducen en mayores beneficios sociales.

6. Retorno de los beneficios.

De acuerdo con el artículo de Finnsalud[1], se plantean tres tipos de Neo Cooperativas y estas se relacionan con el carácter de su constitución, resumimos en dos grandes propuestas, en primera medida los satélites digitales que en Colombia es una opción para las Cooperativas tradicionales, quienes pueden buscar la modernización de sus servicios y canales manteniendo sus sucursales tradicionales, de otro lado se encuentran las llamadas cooperativas “de cero”, como una opción de fundación de Neo Cooperativa digital desde su nacimiento, siendo una opción de entidad cuya brecha generacional frente a las nuevas tecnologías es corta y le permite “nacer como una cooperativa centennial”, es decir, con las cualidades tecnológicas vistas en los niños que nacen en las últimas décadas.

Los retos para el sector en esta etapa son grandes y gratificantes, el factor cultural juega un papel preponderante en este sentido, reconocer la necesidad de transformación y orientar los objetivos en los planes estratégicos de las cooperativas hacia la innovación y renovación de sus estructuras. Adicionalmente resaltó los siguientes retos:

1. Escucha activa: el asociado es el centro de la cooperativa, de su necesidad y aspiración deben partir los cambios en productos y procesos.

2. Co-creación y modificación normativa: abrir espacios entre regulador y regulado para trabajar de la mano en las necesidades del sector.

3. Simbiosis de Software: contar con aplicativos con fácil interconexión e integración y propender por la especialización de software, el core financiero difícilmente llega a hacer de manera adecuada el 100% de los servicios.

4. Aceptación del error: tolerar el error cuando se aprende, quien innova tiene más probabilidad de crecer pero también de fallar en el camino.

5. Creación de producto: redefinir sus procesos de creación y actualización de productos.

6. Riesgo impulsor: fortalecer los esquemas de control y detección de riesgo como habilitadores de la estrategia digital.

7. Columna vertebral digital: los servicios centrales de las Neo cooperativas son vinculación, captación, crédito, servicios y beneficios.

En conclusión, debemos convencernos de que debemos dar el paso y de acuerdo con el Foro Económico Mundial en su último informe, no hay cabida en el mundo para el llamado “Business as usual” o negocios tradicionales, nuestros asociados y la población atendida requieren del sector solidario y la digitalización es el canal más adecuado para llegar a ellos.

Escrito por: Christian Camilo Guzmán Gerente de Riesgo de Crédito y Analítica del Banco Pichincha